Blogia
Una Campanilla llamada Ale

La cita

La cita Ahí estás, ¿te acuerdas del lugar?. Fue donde me enseñaste a acariciar a los árboles, cuando me enseñaste a contar sus hojas, cuando me pediste, paseando, que fuésemos despacio para vivir más. Entonces me heriste revelándome la más hermosa de tus citas que yo no entendí. Tú me la escribiste, "para que la tengas contigo, para que la leas mañana, para que tú, un día, se la des a alguien que no la entienda" -eso me contaste. Y ayer me dices que no te acuerdas.

Entonces entendí tu cita, que no es tuya. La rompí y te la soplé a la cara. Los papelitos se perdieron entre las últimas hojas del otoño.

"Cuando muera, cogedle y cortadle en pequeñas estrellas y revelará tan bello rostro en el firmamento que todo el mundo se enamorará de la noche y dejará de adorar al ardiente sol". Shakespeare, Romeo y Julieta
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres