Blogia
Una Campanilla llamada Ale

Cinco horas con el Blog

Cinco horas con el Blog Hoy a las 6:30 de la mañana, antes de que amaneciese, el blog se me fue para siempre. A diferencia de los delfines, de las ballenas que vienen a morir a la orilla, mi cuadernito ha hecho el camino inverso: bajó a la playa, caminó hacia la orilla, cerró las pocas páginas que le quedaban y se dejó llevar por la primera ola, a morirse al mar.

Ayer pasé las últimas cinco horas con él como las que pasó Carmen con Mario. Su corazón latía y el movimiento era como el de una ola: iba y venía, iba y venía, hasta que definitivamente se subió en la espuma de una y fue a fundirse con el mar para siempre.

Me dejó escrita una carta: "para ser abierta mañana 19 de marzo, día del padre" dice en el sobre. Su agonía no fue dolorosa, lo fue más para mí al comprobar cómo, día tras día, iba perdiendo hojas. Descanse en paz.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

5 comentarios

Jesús -

Siento que este blog vaya a desaparecer, justo ahora cuando vuelvo a leerlo porque perdí la dirección.

Que te vaya bien amigo.

Ángela -

Perdóname tú a mi...mi reacción fue quizás desmedida pero harta de escuchar muchas tonterías, venirse a este rincón y leer y sentir cosas diferentes, se había convertido en una muy grata rutina.
Casi, casi puedo oir tus otras razones...
Ángela

Capitán Keating -

Gracias Angela. Las tengo, y desde hace tiempo. Escribo un diario a mi hija desde hace tiempo, estos últimos seis meses han sido eso, los últimos seis mesese. Por supuesto seguiré haciéndolo pero no ya aquí. ¿Te imaginas el dolor que sentiría si mi hija el día de mañana me dijese: "papá muy bien, muchas gracias, ¿pero por qué tuviste que hacerlo y compartirlo así?.
Perdóname.
Hay más razones para no seguir sacando el diario de Ale "a la superficie" pero esas si quieres te las digo bajito. Un beso. Perdóname.

Gracias Irenia

Irenia -

Sólo puedo decir una cosa: gracias por haber compartido todas estas emociones.
:*

Ángela -

Creo que cometes un grave error. No sé que razones intimas incompartibles tendrás para cerrar algo tan vivo y bello, pero deberías pensar en aquellos quienes lo visitabamos porque nos servía de solar y resarcimiento...para al menos comprobar que no estamos tan solos en este mundo y volver a creer en los sentimientos humanos más positivos.
Reconsidera tu postura, márcate un paréntesis y en última instancia no dejes de ser el ser que pareces ser.
Se te quiere. Asi.
Ángela
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres