Blogia
Una Campanilla llamada Ale

La cama de los Hermanos Marx

La cama de los Hermanos Marx Ya les he contado en alguna ocasión que para dormir me echo al lado de mi niña e "invocamos" al ángel de la guarda y a Jesusito de mi vida para que también se vengan a dormir con nosotros. Pero es que el viernes por la noche a Ale le dio por "entrar en conversación" con los susodichos y empezó a contarles su "vida de "actriz".
En la confianza de que no daría para mucho (luz apagada, hora de dormir,...), reconozco que, al principio, yo mismo, divertido, hacía las preguntas y ya se imaginan quién hacía de ventrículo, ¿no?.

¡Joder!, ¡nunca pensé que la vida de una niña de tres años diese para tanto! (ahora entiendo a algunas), sólo le faltaba la copa y el cigarro y preguntarnos: ¿qué os parece si vamos a tomar algo a otro sitio?. Después de más de diez minutos: que si las chuches que más le gustan son..., que si en su colegio hay un niño que..., que si tenía cuatro novios..., que si la nieve... Y lo peor es que la tía, sin ningún respeto, se lanzaba a hacer preguntas al mismísimo angel de la guarda: ¿Y tu a qué cole vas? -le preguntó. ¿Y tú donde vives?, poque yo vivo en Oviedo -le preguntó de tú a tú a Jesusito de mi vida. ¡Papá, enciende la luz! -me llegó a decir en más de una ocasión.

Al final "Paquito y sus muñecos" se dormían mientras que aquel conejito Duracell seguía y seguía y seguía.

Nos dormimos todos pero antes, con tanta gente en aquella cama, tuve la sensación de estar en el camarote de los Hermanos Marx. La verdad, no me hubiese importado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Capitán Keating -

Sssssh! di las cosas bajito que nos oyen. Gracias.

Si yo fuese verso me gustaría dormir en el blog de Paula para que tú me arropases con tu lápiz de hada. Juntarme a ríos de endecasílabos y llegar a mares de estrofas imposibles que tú compones.
Si yo fuera verso me gustaría tener catarro para jugar siempre con la Ñ. Subir a columpios que cuelgan del cielo, que Paula me columpiase alto para desayunar con el sol.
Si yo fuese verso, Angela.
Si yo fuera un lunático tierno.

Ángela -

Hola, vengo de la blog de Paula. Supongo que sabrás...es como decir que vengo de la luna porque para nosotras estas paginas, la de Paula y la tuya (mucho más currada jajaja), son paraísos de lunáticos tiernos, lugares donde luchar contra otros lugares no tan dignos, limpios y tiernos...simplemente porque la ternura, como la que tu sientes y muestras, tiene poca cabida. Un placer conocerte y un gran placer que algo de lo mío leas y encima te guste.
Ángela.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres