Blogia
Una Campanilla llamada Ale

El Blog nunca es suficiente

El Blog nunca es suficiente Admito que esta vez estuvo cerca. Exceso de confianza tal vez, imperdonable para un agente como yo.

Todo empezó la semana pasada, de vuelta de mi misión en Irak (yo también confirmo que nunca existió ningún arsenal de armas químicas, lo siento Aznar). Encendí el PC, entré en mi cuenta de mi correo y allí estaba el suyo, firmado en clave como siempre: ApUno ApDos.
Lo imprimí, ni rastro de antrax, el gachetodetector químico de mi uña anular me devolvió el mensaje: clean it!, clean it!. No había peligro, ¿cómo iba a suponer que por primera vez un virus (que no detectó mi antivirus) pasaría de lo virtual a lo real?. El servicio británico continúa investigando la tecnología empleada, al tiempo que me han sustituido mi uña por una de porcelana de esas que utilizan las novias el día de los difuntos para todo novio. Powers, es maligno!.

Ayer me dieron el alta en el hospital, las enfermeras tan amables con James como siempre. El lunes espero volver a la (a)normalidad de mi vida y continuar con mi misión.

James
xxxoooxxx
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres