Blogia
Una Campanilla llamada Ale

El chubasquero

El chubasquero Este fin de semana Ale vino con un chubasquero color crema, el tiempo era malo y amenazaba lluvia. Por la noche, a la hora de llegar a casa y quitárselo la cremallera se me atascó, como ocurre alguna vez cogió un trozo de tela. El caso es que cuando ya llevábamos un tiempo que la cremallera ni pa’ arriba ni pa’ abajo, la criatura debió comenzar a preocuparse y con un tono de mucha angustia me preguntó: papá, ¿y ahora qué tengo que dormir con él ponido?.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres