Blogia
Una Campanilla llamada Ale

Noche de Reyes

Noche de Reyes Hoy es Noche de Reyes y aunque la doctora Susan me ha prohibido que siga escribiéndote cartas como la que ahora empiezo, ella no sabe que te escribo aquí, así que desconoce que en este rinconcito te dejo los abrazos envueltos y te regalo los besos que de otra forma no puedo darte, para que tú, un día, los recojas todos juntos y puedas devolvérmelos en forma de: gracias papá.

Querida hija:

Necesito explicarte que la noche de hoy es mágica, que es la más especial del año. Todo el mundo es niño en una noche como hoy, los niños porque lo son y los mayores porque se vuelven más principitos. Yo, cuando era como tú, soñaba todas las noches del año con esta noche, después, cuando me hice mayor, seguía soñando con tener noches como la de hoy al lado de una niña como tú. Pero una noche, hace poco más de dos años, la estrella que hoy guiará a los Reyes Magos hasta los pies de tu cama pasó de largo y se olvidó de mí. Descubrí entonces que hay sueños que se cumplen y sueños que no, que uno, por mucho que ponga de su parte, no puede realizar aquellos sueños que están en manos de otros, la doctora Susan no se cansa de decirme: que eso es la vida. Yo mientras tanto, cada navidad, sigo echando mi carta a los Reyes Magos al mar, pidiéndote.

No sé si te acordarás pero el otro día en el parque, hablando contigo de lo que pedías a los Reyes, tú me preguntaste: ¿y qué pides tú papá?. Reconozco que no me esperaba la pregunta y en ese momento salí de tu examen como pude pero sé que te diste cuenta porque pasaste tu mano sobre mi mejilla.

Te lo voy a dejar aquí escrito hija, les pido que un cinco de enero podamos llorar juntos al leer esta pequeña carta.

Esta noche, mientras en muchas casas papás y mamás pondrán juntos los juguetes a sus hijos, yo lo echaré de menos, te pondré estos versos y enviaré mi sombra a los pies de tu camita para que vele tus juguetes hasta que te levantes mañana por la mañana y me dejen ir a verte.

Te quiero.


“Todas las personas mayores antes han sido niños. Pero pocas de ellas lo recuerdan.” Antoine de Saint-Exúpery

---------------------------

No sería honesto ni agradecido si no les reconociese que me me desprendí de un trocito de mi corazón al calor de las canciones de Tracy Chapman Collection y que no me dolió. Ella, sus canciones, un poco de café y la inmensa suerte de poder abrir la ventana de mi casa y oler el mar a las cinco de la mañana hiceron posible que escribiese el post de hoy de un sólo tirón. Dicen que es bueno que la inspiración le pille a uno trabajando, a mí me viene a buscar a la cama de madrugada.
¡Qué les traigan mucho los Reyes! pero solo a los buen@s, sino no habría justicia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres