Blogia
Una Campanilla llamada Ale

El partido de las estrellas

El partido de las estrellas ¡La madre que los parió! pero es que no se me ocurre otra forma mejor de empezar este artículo, les cuento. No sé si saben que hoy, por lo visto, se juega un partido de fútbol en un país donde después de la opacidad de la tela marinera, el fútbol es, los domingos por la tarde, la mejor de las aficiones: Suiza. Por lo visto Ronaldo y sus amigos vs Zidane y los suyos no tienen mejor cosa que hacer que pegarse un garbeo “a cuenta de” un lunes por la noche en la “neutral” e hipócrita Suiza. Pero en fin, qué quieren que les diga, si se cubren gastos y sobra para un saquito de maíz para los desarraigados pues bienvenido sea oiga que al fin y al cabo estamos en Navidad y tanto derecho tienen los unos a conocer los night-clubs suizos como los otros a hacerse unas tortas o una palomitas para la cena de nochebuena que en este mundo globalizado “too pué se”.

Pero fiel a una de las leyes de Murphy, aquella que habla de que toda situación es susceptible de empeorar, pues oye tú, dicho y hecho, y sin perder el tiempo, por si acaso. No sé a qué brillante publicista.com de esa cadena con marca de coche se le ocurrió la genial idea del anuncio de dicho partido, donde dicho sea de paso, lo único bueno es que por ningún lado aparece lo del partido por los más pobres del planeta, ¡para que luego digan que todavía no queda decencia en la televisión, no te jode!.

Lo dicho, no sé si han visto el anuncio, a imagen fija aparece un firmamento lleno de estrellas con sonido de grillos de fondo en plena naturaleza, lo que podría ser una impresionante noche de estío en cualquier parte de la vieja Castilla. Reconozco que al principio me confundió, no sabía si era que se había hecho ya de noche y estaba mirando por la ventana de mi casa o mi televisión se había vuelto loca. Enseguida se oyó la voz de un abuelete que comenzaba a recitar: aquella es la osa menor, aquella otra es la osa mayor, lo cual me conmovió más, aún si saber de qué iba todo aquello, pero no sé, inocente que es uno imaginé que aquel abuelo de un momento a otro iba a sacar un sextante, o un astrolabio, o un telescopio y nos iba a dar una interesante clase de astrología, o finalmente nos iba a desvelar cómo llegar a “la segunda estrella a la derecha…”. Pero el pequeño enfant, por virtud del publicista, lo jodió todo y enseguida le preguntó al abuelo: ¿y cuál es Ronaldo?, ¿y qué estrella es Zidane?.

Por cierto, como saben los futbolistas son uno de los gremios mejor pagados, ¿se han fijado ya dónde se juega el partido, no?. You know wanna me baby, yeaaaaaaah!. Ahora, si me lo permiten, me voy a ver el Show de Rasca y Pica y a acordarme de la familia del publicista.

¡Que tengan una Feliz Navidad!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres