Blogia
Una Campanilla llamada Ale

Tu mundo de juguete

Tu mundo de juguete Cuando te trajeron el viernes los abuelos yo ya te estaba esperando en casa con el libro que te había cogido en la biblioteca el día anterior: Toy Story. Sabía que te gustaría porque un día me dijiste por teléfono que tenía que compate a Bus.

-¿A Bush?, ¿a George Bush hija? –te pregunté.
-No papá, al que vuela, el que dice: “hasta el infinito y más allá”.
-¡Ah! a Buzz, a Buzz Lightyear.

Tú ya tenías a Woody, un Woody de trapo que yo te había comprado cuando eras bebé. Cuando tú dormías yo ponía al vaquero en el Fuerte que era tu cunita, para que te protegiese de los pieles rojas de la noche. Alguna mañana amaneciste abrazada a él y cuando yo, celoso, quería apartarlo de ti, llorabas, era tu forma de reñirme. Mamá siempre dijo que yo me parecía a él, ¿tú que crees?, pero a mí -como a ti- siempre me gustó más Buzz, porque venía del espacio, porque podía volar, y porque detrás de su grito de guerra: hasta el infinito y más allá había un idealista, un aventurero que soñaba con un mundo más justo, aunque fuese de juguete, en los tiempos que corren, un perdedor.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Jesús -

Y mientras haya idealistas, habrá esperanza... la habrá.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres