Blogia
Una Campanilla llamada Ale

Una agarradera

Una agarradera A veces busco asideros porque necesito sujetarme, apoyarme para seguir haciendo camino y lograr vencer al otoño desde mi cuartel. Busco alrededor pero no hay flores, salvo las que se compran, no sé, será que es otoño. Tampoco veo sentimientos, salvo los que se venden. Entonces desempolvo viejos cuadernos de ilusiones y me encuentro ánimos de alguien, palabras que antaño puse en bocas de otros, cuando escribía por trabajo y no para vivir, como hago ahora.

Recuerdo una cita con especial admiración y está guardada entre la espuma del colchón de mi cama. La pronunció Edward Kennedy después de ver como asesinaban por segunda vez, en pocos años, a un miembro de su familia (Robert). Un periodista se le acercó y le preguntó: “Senador, ¿qué va a hacer ahora la familia Kennedy?”.
Él entonces respondió: "The work goes on, the cause endures, the hope still lives and the dreams shall never die”, que traducido viene a ser: el trabajo continúa, la causa permanece, la esperanza todavía vive y los sueños nunca morirán.

La cita me sirvió como asidero para muchos momentos de mi vida. Aún hoy lo sigue haciendo pero he tirado de ella tantas veces que empieza a desgarrarse.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres